Adela Estelles nos muestra su exposición pictórica, Mundosade

 

Mundosade una exposicion pictorica en donde el dibujo, la pintura y el color son protagonistas de una excepcional exposicion

Adela Estellés es una joven muy polifacética, vinculada a la música desde pequeña y al arte. Toda su vida desarrolla desde muy pequeña su pasión por la música y el dibujo, que le ha llevado a aprender continuamente de la cultura y a  estudiar Bellas Artes y Piano.

Su primera exposición individual que lleva por título Mundosade y Javier Mesa Reig, redactor-fotógrafo entrevista a la artista que muestra y comparte su obra pictórica con todos los lectores .Adela Estellés realiza su primera exposición y comienza con su diario gráfico, en donde descubrimos la excelente calidad de la artista con su dibujo limpio, elaborado, complejo y con una gran capacidad que le permitirá expresarse con total libertad. Su pintura y dibujo es abstracto y aunque en ocasiones su temática es dramática no deja de ser bella por ello cuando recorres su obra tienes la sensación de estar viendo una obra alegre por la exquisitez de su rotulador y la explosión de color.

Los tres primeros dibujos gráficos de Adela Estellés nos muestran la calidad y el cariño que la artista tiene al realizarlos. Muchas de sus obras no tienen titulo, pero su expresividad es realmente excepcional y única. En el primero de los bocetos del diario gráfico podemos ver como el tema de la noche, la luna, la ciudad son protagonista y se entremezclan para ofrecernos una obra elaborada donde los contrastes, los planos, muestran una etapa que la artista le gusta retratar. Por una parte la luna nos muestra las diferentes caras de la vida con un tono alegre que engloba a toda una ciudad, nos transmite la alegría de la ciudad durante la noche, y además, curiosamente esta obra se acompaña de un poema que escribió la artista. Además, nos comenta que es una obra muy personal y es de las primeras que ha retratado . Por último, hay que decir que esta obra está realizada con un rotulador negro y cada uno de los retratos es único.

El segundo de los bocetos también vuelve a mostrar una cara polifacética y en la cual dentro de ella podemos encontrar la tristeza, la alegría, el enfado, la reflexión. Además, el ojo y la mirada cristalina acompañan a esta obra que es la expresión de Adela Estellés. De nuevo también podemos ver un contraste de detalles con colores y curiosamente en esta obra podemos decir que se ha utilizado un pintalabios para dar color a parte de la obra. También hay que destacar la laboriosidad de la obra y el detalle de la artista a través del rotulador.

Relativité es el tercero de los bocetos retratados, el cual quiere dar valor a las cosas importantes, por ello vemos como hay una serie de objetos cuadrados y pesados con diferentes kilo que muestran la importancia de cada una de las cosas que nos rodean en nuestra vida. Lo pesado se muestra al principio y es una lucha continua con el día a día en donde alcanzar lo máximo cuesta mucho esfuerzo, por ello vemos como los primeros pasos cuestan mucho esfuerzo y poco a poco se consiguen las cosas hasta llegar al final. Del mismo modo, los hombrecillos dibujados y retratados que acompañan la obra muestran sumisión. La simbología y la expresividad de la artista junto a un acabado limpio y perfecto vuelven a marcar este proceso creativo de la obra.

Estos tres bocetos marcan el inicio del dibujo con el que Adela disfruta y muestra en este principio de exposición y además estas obras muestran todo el cariño con el que se ha realizado en donde la complejidad, la nitidez y el trazo son protagonista de una obra excepcional y única.

 

Además de estos tres bocetos se acompaña de otros cinco gráficos que forman parte del diario gráfico realizado entre 2010 y 2011. El primero de los bocetos lleva por título: “Mi ardilla preferida” en donde la artista se autorretrata de una forma muy peculiar y con un gran sentido del humor, en el cual la ardilla subida a una bicicleta nos muestra la primera de las ruedas que está pisando el suelo y es consciente de lo que le rodea y la segunda esta en el aire mostrando el dejarse llevar por la imaginación y la fantasía. De nuevo el contraste de ideas con lo real e imaginario forman parte de esta reflexión de Adela Estellés. De nuevo debemos destacar la calidad de la obra donde la nitidez del dibujo y el trazo con el rotulador son muy perfeccionistas y bellos. La búsqueda del equilibrio es una de las reflexiones que hace la artista en esta obra en la cual también mezcla lo masculino y femenino a través de la música en donde el mango de la guitarra muestra la parte masculina del hombre y el agujero de la guitarra es la parte femenina de la mujer. El proceso creativo de Adela Estellés nos muestra la calidad de toda una artista que todavía nos falta por descubrir, pero que ya podemos ver a través de sus bocetos de dibujos gráficos de esta primera serie. El segundo de los bocetos es una obra que nos recuerda a Dalí, uno de los artistas favoritos de Adela Estellés, y que con su personalidad también muestra a través del dibujo de una forma instintiva y única. La rueda, el árbol, el huevo, la lámpara y la televisión son elementos mostrados que unidos muestran una reflexión excepcional. La obra que muestra las diferentes etapas y procesos transformadores nos muestran la vida, la gestación y el crecimiento a través del huevo que se abre y las oportunidades del ser humano tienen un simbolismo metafórico. Al mismo tiempo un árbol sobre el que crece y transforma todo el conjunto. La lámpara nos muestra las ideas y la luz, mientras que la televisión es la cabeza. El dibujo surrealista de Dalí y la técnica excepcional de la artista muestra una obra nítida, elaborada y compleja que nos lleva a una reflexión . El tercero de los bocetos son caras, y si anteriormente hablábamos de Dalí ahora recordamos a un gran genio como es Picasso y que en esta obra también nos puede recordar a él, aunque Adela Estellés prefiere que hablemos más de ella que de los grandes genios, y además nos comenta que ella tiene referencias a nivel general de la figura de Picasso pero nunca ha profundizado en su trabajo. Esta obra que nos muestra en su boceto es sutil, reflexiva y en donde el corazón es el centro de la energía que nos ayuda a transformar y crear cosas, por ello nos comenta que es una obra espiritual. La siguiente obra es un boceto tierno y dulce en donde el beso entre un hombre y una mujer adquiere todo el protagonismo de la obra, es una obra dedicada a los mayores, en donde el amor existente entre ellos es joven, embellecedor, de ensueño pero también muy maduro y sincero. Además están rodeados de pájaros que simboliza la libertad de ensueño y el amor primerizo, por ello tiene una gran expresividad, un trazo fino, exquisito y elegante. El último boceto se tituló “Elogio a la lentitud” en donde podemos ver un caracol–ojo sobre un poste telegráfico que camina lentamente y seguro en un proceso de conseguir realizar un buen trabajo. De nuevo la reflexión, el buen hacer del proceso de transformación y creación es lo que se muestra en esta obra de esta serie de bocetos realizados con rotulador negro y que es realmente único.

La Segunda parte de su obra la forman una serie de seis pinturas que pertenece a la Serie Roja, en donde el dramatismo está presente y además se produce en un momento impulsivo e instintivo de la artista por ello lo realiza en tan solo 30 minutos. La primera de las obras hace referencia a un sentimiento personal de insatisfacción donde podemos ver a una mujer sufriendo por la pesadez que supone tener una barriga y unas piernas tan grandes que simbolizan el sentimiento de frustración. Además se acompaña de un contraste de rojos y negros mostrando una fuerza espectacular y dramatizando la obra con gran belleza. La siguiente obra es una gallina- pez en donde la fusión de ambos no muestra otro momento de expresión personal y única donde la fuerza del color rojo y la línea marcan la obra. La tercera y cuarta obras nos muestran el lado masculino y femenino de la artista, la primera de las obras hace referencia a la mujer con una muestra de feminismo y en donde la parte más intima de la mujer es mostrada con una delicadeza y sensibilidad única, mientras que la parte masculina no refleja la parte masculina, sino la alegría de la música que está sintiendo. Igualmente, las dos pinturas muestran unas cabezas cabizbajas y reflexivas en donde la reflexión y la fustracion forman parte de ambas pinturas. La quinta obra es un retrato, en un primer plano nos muestra un pensamiento y una falta de libertad con una falta de sentimiento de olfato, habla y oído. Se rodea de un color dramático como es el color rojo y unos trazos realmente muy intenso y de gran fuerza. La última obra es una abstracción y es la obra más peculiar por los materiales utilizados en donde el papel blanco sobre el que se trabaja es diferente al resto de la serie, por ello tiene una personalidad muy marcada y única. También hay que decir que es el primero de esta serie por ello es diferente y es el que da paso a un proceso de creación y transformación.

La tercera parte de la exposición la forman siete obras con una gran explosión de color y belleza a pesar que en ocasiones vemos un dramatismo en la expresión, obra que nos hace olvidarnos de significación. Adela Estellés nos comenta que en esta serie puede haber tomado como referente a Paul Klee, un pintor que juega con lo visible e invisible y en la primera obra que lleva por título “Paisaje-me” vemos la primera explosión de color en el cual los contrastes de tonos fríos, la fusión, la expresividad, la fuerza, el impulso y una obra reflexiva nos lleva a disfrutar de este paisaje donde en la parte superior vemos a un pez y en la parte superior unas montañas., unas líneas muy marcadas y una naturaleza viva. Es una obra abstracta y figurativa en donde en su parte superior muestra lo reflexivo y en la parte inferior lo sublime. La segunda de las obras lleva por título “Aborto” y trata de ello. Vemos a una mujer que tiene un aborto natural y el dramatismo de la perdida de este hijo, el dolor, su grito y la destrucción de algo grande como es tener un hijo . La desvinculación y el desgarro de esta imagen a pesar de todo muestran un fondo que lo rodea de menos dramatismo y mayor belleza. La tercera obra vuelve el concepto reflexivo de transformación, creación y gestación a través del huevo que es la expresión a través de la pintura. El huevo transforma la vida y nos lleva al éxito. Además el ojo de nuevo aparece y está presente consiguiendo captar la atención del espectador. También hay que destacar la fusión de la naturaleza con el ave y el pez que de nuevo nos muestran la elección y la fascinación por continuar y seguir a través del agua y del pez retratado. La cuarta obra es una de las obras más bellas de esta serie en donde de nuevo esta dedicada a las mujeres en un viaje cósmico . Destacamos que es una exageración de mundo feliz y extasiado por ello la explosión de color y fuerza junto a lo femenino nos permite descubrir y percibir un sentimiento extraordinario. La quinta obra es una mujer desinhibida, libre y que fuera de todo prejuicio se muestra feliz y contenta. Además su color en tonos azules y fríos es totalmente diferente al resto de la obra en donde la armonía del equilibrio se plasma a través de su dibujo y de su pintura. Por último destacar el dualismo entre lo masculino y femenino de este ser que también está presente en la obra de Adela Estellés. La sexta obra es un proceso en donde el sosiego, la calma, la belleza juegan un papel importante, por ello vemos a una mujer encima de la muerte y junto a un cisne que simboliza la resurrección de la vida. Las tonalidades son más suaves y una vez más la línea es remarcada y utiliza las manos, el pincel para mostrar una expresión muy íntima y personal de la artista. La séptima y última obra en un beso y una frustración, por ello hay una de las personas que está mirando al espectador, más superfluo pendiente del qué dirán y otro de los rostros siente la pasión por el beso. El contraste de nuevo es el gran protagonista de esta obra en donde la carga del color y del sentimiento es realmente espectacular.

Así es Mundosade de Adela Estellés , una obra muy elaborada y compleja donde vemos su inicio del proceso creativo, su desarrollo y evolución y una etapa final llena de una gran explosión de color.

    

Anuncios