Melania Freire presenta su colección en la Madrid Fashion Week 19

melanie1La colección de Melania Freire se presenta en Madrid Fashion Week 19 como una gran pintura apropiacionista, donde los estampados y patrones de las prendas son
reproducciones y recortes, pintados a mano sobre el tejido, de los cuadros de piscinas.

publidentalfinestrat

publi2

Me compré postales de David Hockney. De sus cuadros de piscinas. Tras ver su retrospectiva en la TATE Britain me compré el catálogo, una libreta y un lápiz en la tienda del museo. Guardé mi entrada porque la exposición me había gustado y también la hoja de sala como una especie de tributo a ese alguien -Hockney en este caso- al que rindes culto. Me compré las reproducciones de sus trabajos como si me estuviese llevando un trozo pequeño de su obra.
La exposición recogía todos los enfoques y las etapas del artista, organizadas por salas. Sus polaroids de perspectivas fragmentadas, sus bocetos, los paisajes digitales y sus cuadros de piscinas.
Los cuadros que Hockney pinta antes y durante su etapa en Los Ángeles en los años 60 son representaciones idealizadas de un lugar. Brillantes y limpias piscinas privadas plagadas de guiños visuales. De nuevos símbolos personales para una ciudad mitificada y filtrada por las referencias de las fotografías homo-eróticas de Bob Mizer en “Physique Pictorial”, de la novela de John Rechy “City of Night”. Maravillado por una fotografía, la número 21 de la serie “Case study houses” de Julius Shulman.
La colección se presenta como una gran pintura apropiacionista, donde los estampados y patrones de las prendas son reproducciones y recortes, pintados a mano sobre el tejido, de los cuadros de piscinas. Fragmentados y dispuestos en paneles superpuestos. Como sus polaroids o sus paisajes divididos en lienzos que conforman una idea quizás más real del objeto que ocupa un lugar o un cuerpo.
En la colección se entrecruzan tres miradas: la del espectador y visitante de la exposición, donde aparecen referencias al “branding” del propio museo; la que responde a la imagen personal de Hockney como icono, sus gabardinas, sus corbatas y camisas, y también la que mira a sus pinturas en Los Ángeles. A su manera de representar la vegetación, el agua, la luz directa del mediodía y su misteriosa capacidad de capturar el color y el olor del cloro.

melaniemelanie2melanie3

Anuncios