El Muvim exhibe hasta el proximo 25 noviembre la exposicion “Hipermnesia vaga, imprecisa o aleatoria MEMORIA, RECUERDO, OLVIDO – NOÉ BERMEJO

muvim
publi2
Esta instalación del artista Noé Bermejo reflexiona sobre los límites de la memoria y las fronteras entre ficción y realidad de nuestros propios recuerdos. Una estructura de metacrilato en forma de engrama sostiene toda una colección de marcos de fotografía vacíos, espejos y material fotosensible, creando un evocador y desconcertante juego de luces y sombras, presencias y ausencias, que nos habla de la fragilidad de nuestros recuerdos y de lo delicado de nuestro archivo vital.

Hipermnesia vaga, imprecisa o aleatoria es una inflexión sobre la identidad, y una escena más de un work in progress en torno a la memoria, el recuerdo y el olvido.

El artista Noé Bermejo reflexiona sobre los límites de la memoria, y las fronteras entre ficción y realidad de nuestros propios recuerdos. Una estructura de metacrilato en forma de engrama (representación gráfica de las conexiones neuronales que se suceden al evocar un recuerdo) sostiene toda una colección de marcos de fotografía vacíos, espejos, receptáculos y material fotosensible, creando un evocador y desconcertante juego de  luces y sombras, presencias y ausencias, que nos habla de la fragilidad de nuestros recuerdos y de lo delicado de nuestra identidad, y nuestro propio archivo vital.

En esta obra en construcción, que forma parte del proyecto «Memoria, Recuerdo, Olvido», el artista acumula más de 500 portarretratos para construir lo que pretende ser una metáfora de la memoria como archivo y espacio físico de almacenamiento, y como compleja y delicadísima maquinaria generadora de pseudorrealidades cambiantes, efímeras, recurrentes.

Los portarretratos (sin retratos) de líneas curvas y rectas interpelan al visitante que se aproxima. Una vez que se gravita alrededor de la pieza, surgen las dudas en torno a qué contenían esos cuadros. En torno a qué sucedió para que su hegemonía, en un hogar, en la repisa de una chimenea, en el mueble del recibidor, para que se descabalgase la jerarquía de las imágenes familiares, para hacerlas desaparecer. La memoria de estos marcos podría pertenecer a cualquiera, a uno mismo también, y la mirada se vuelve activa intentando regresar a algún lugar sabido, pero desde un tablero de juego tan abierto como lo sea la capacidad de búsqueda interna (y de duda ante el ‘yo’).

La hipermnesia es un fenómeno psicológico que consiste una exaltación anormal de la memoria. Una capacidad que consiste en el aumento de la función de  evocación ligada a la memoria autobiográfica. Las personas con esta  hiperfunción  son capaces de recordar casi cada detalle de los hechos que han vivido, pero curiosamente (o no), no tienen desarrollada la memoria fotográfica. Es otra contradicción o la enésima ironía no evidente que conecta con el uso del humor en la obra de Bermejo, ahora a través de un concepto que funciona como un solo cuerpo, pero cuyo interior y capacidad de generar todo tipo de mensajes a quien lo transita cumplen con el objetivo de cuestionar alguno de sus temas centrales: identidad, ‘yo’, olvido.

Anuncios