María Luisa Carcedo destaca el compromiso del Gobierno por garantizar la atención sanitaria pública a todas las personas

publi2

​”Una de nuestras primeras decisiones ha sido abordar de forma decidida la recuperación de la universalidad en el acceso a la salud y la asistencia sanitaria”, ha señalado.

En este sentido ha señalado la decisión de modificar el acceso al sistema, desligándolo del concepto de asegurado y vinculándolo a la condición de ciudadanía. “Nuestras prioridades están claras: recuperar derechos y transformar el sistema sanitario, como herramienta del estado de Bienestar para mejorar la salud de las personas y conseguir una mayor equidad”, ha remarcado.

En su intervención, la ministra de Sanidad ha realizado un reconocimiento público a las profesiones sanitarias, y de forma especial a la médica. Además, ha destacado la alta consideración que tiene la  profesión entre la ciudadanía.

“A pesar de los recortes de los últimos años, los profesionales han mantenido la calidad del servicio y la atención de los pacientes”, ha señalado la ministra. “La profesión médica es la más valorada por la ciudadanía”.

Por otra parte, María Luisa Carcedo ha señalado como “prioridad” la adecuada planificación de los recursos humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS), que “debe ser acorde a las necesidades de la población.

Además, la ministra ha destacado el rigor científico que requiere la profesión médica y ha asegurado que el Gobierno vela por la adecuada formación sanitaria. En este sentido, ha recordado que, con 6.797 plazas,  “este año se ha aumentado un 4,5% la oferta MIR respecto a la convocatoria pasada”. El incremento asciende al 12% si se tiene en cuenta la convocatoria 2015/2016.

La formación continuada es otro de los aspectos sobre los que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha puesto el foco. La ministra ha destacado que ya se han iniciado los trabajos para aprobar los primeros diplomas de acreditación de cuidados paliativos y de tutores en formación sanitaria especializada.

Finalmente, María Luisa Carcedo ha invocado a la dimensión ética de la profesión al destacar la importancia de la “humanización de la asistencia sanitaria”. Ha citado “nuevas competencias esenciales, como ser un buen comunicador, tener empatía con el paciente, ser compasivo y disponer de una mayor capacidad de trabajo en equipo”.

La ministra ha finalizado su intervención citando a William Osler, el padre de la medicina moderna: “La medicina es un arte, no un comercio: una vocación, no un negocio; una vocación en la que tu corazón debe ejercitarse tanto como tu cabeza”.

Anuncios