El Centre del Carme reflexiona sobre el papel del arte como instrumento de cambio

 

 

 

18.10.04_presentacion_Cuestion_de_fe2

anallezcano10

publidefinitiva

publimanoloMarzal

PUBLI117

 

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, ha presentado el nuevo proyecto de comisariado que ocupará la sala Carlos Pérez del Centre del Carme durante un año, ‘Totalidad e infinito’, de la alicantina Diana Guijarro.

La propuesta se inicia con la exposición ‘Cuestión de fe, cuestión de trozo’, en la que intervienen los artistas Felipe Talo, Lucía C. Pino, Martín Llavaneras y David Bestué.

Inspirado en el texto de Marcel Mauss ‘Ensayo sobre el don’ (1925), el ciclo ‘Totalidad e infinito’ es un proyecto de investigación curatorial que plantea la idea de exposición artística como un gran acto de transferencia, un espacio en el que el arte, los sujetos y las cosas se comprometan a intercambiar experiencias en una zona de ‘sentiencia’.

Diana Guijarro plantea la exposición como un espacio de intercambio “donde se transfiere un mensaje pero también experiencias de forma recíproca” entre el artista y los públicos.

El ciclo ‘Totalidad e infinito’ parte de la idea de que todos formamos parte de un todo. Este concepto, que se aborda desde un punto de vista artístico, tendría su paralelismo en la sociedad, como la idea de pertenencia a una comunidad y donde el artista, con su investigación, puede abrir una brecha que conduzca al cambio.

De este modo, la comisaria explica que los artistas que componen la muestra ‘Cuestión de fe, cuestión de trozo’, en el Centre del Carme hasta el 20 de enero de 2019, trabajan en su investigación de una forma muy similar, arriesgando”, y ha añadido que “con pequeños detalles se pueden abrir nuevos caminos”.

El director del Centre del Carme ha destacado el papel del arte como instrumento de cambio en una sociedad y ha recordado que “el apoyo a la investigación artística y a los creadores por parte de las instituciones culturales es esencial para que ese cambio se produzca”.

En este sentido, Pérez Pont ha manifestado que “con la convocatoria ‘365 dies VLC’, de comisariado de una sala del Centre del Carme durante un año, iniciamos el pasado año una línea de trabajo que permite trazar proyectos expositivos a largo plazo”.

‘Cuestión de fe, cuestión de trozo’

El montaje expositivo para el que Diana Guijarro ha contado con el artista Ángel Masip, se plantea como una instalación en la que las obras de los diferentes artistas, Felipe Talo, Lucía C. Pino, Martín Llavaneras y David Bestué, conviven y se interrelacionan como un circuito que crea múltiples conexiones no solo entre el artista y sus públicos, sino también entre estos y la naturaleza.

Diana Guijarro ha explicado que “en la exposición el espacio físico nos condiciona sobre cómo nos movemos y cómo se conjugan esos lenguajes”.

Con una estructura de metal forrada de plástico transparente se crea un laberinto que transforma el concepto tradicional de exposición. En ‘Cuestión de fe, cuestión de trozo’ subyace otra idea, y es la de aprender a mirar, a observar la obra de arte. El espacio obliga, pero la mirada es libre y dependerá de la experiencia del espectador la interpretación del mensaje.

La visita comienza con la obra de Lucía C. Pino, una escultura/escena creada ‘ex profeso’ para la exposición y en la que por primera vez se ha intervenido en el suelo de cristal de la propia sala, el que deja ver los restos del ‘raval musulmán’ creando un diálogo entre arte contemporáneo y arqueología.

Martín Llavaneras trabaja con lo orgánico transformando elementos de la naturaleza en piezas de exposición. Para la muestra el artista catalán ha iniciado un nuevo proceso de investigación en València a partir de las plantas que ha recogido del jardín Botánico.

En las piezas de Felipe Talo y David Bestué se incorpora la idea del tiempo. En el caso de Felipe Talo, sus óleos giran en torno a la destrucción del espacio-tiempo a partir del concepto de la reencarnación o la transmutación de las almas.

David Bestué muestra ‘Historia del metal en barra’, una línea temporal construida con fragmentos de metales propios de cada época y que acaba de exponerse en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Anuncios