GLÒRIA TELLO PRESENTA EN EL MUSEU DE VIVERS «DE LA ACCIÓN A LA PALABRA», UNA EXPOSICIÓN DE MÉDICOS SIN FRONTERAS «CONTRA EL SILENCIO QUE MATA».

IMAGEN_1_062307«Nuestros museos municipales pueden ser altavoces de las injusticias y las persecuciones, y poner un grano de arena para que esta sociedad sea un poco mejor», afirma Glòria Tello.

PUBLI101

Desde la olvidada guerra de Biafra a la enésima crisis del Mediterráneo, pasando por Etiopia, Somalia , Ruanda, Bosnia, Chechenia, Siria, Yemen, Camboya o Congo, lugares todos ellos donde la labor de Médicos Sin Fronteras ha superado el ámbito de la estricta atención sanitaria y se ha convertido en testimonio y denuncia, como muestran los paneles y documentos audiovisuales reunidos en la exposición «De la acción a la palabra», que desde esta mañana, tras un acto presidido por la concejala de Cultura, Glòria Tello, puede verse en el Museu de Ciències Naturals de Vivers.

«La exposición De la acción a la palabra, que presentamos en el Museu de Ciències Naturals, es tan importante como necesaria. Es una muestra realizada con la colaboración de Médicos Sin Fronteras (MSF) que estará en el museo hasta el 13 de enero, en la que se hace un recorrido por los 45 años de historia de esta organización no gubernamental y su labor en todos los grandes conflictos que ha habido en el mundo», ha manifestado la concejala de Cultura, Glòria Tello, en la presentación de una muestra con la que Médicos Sin Fronteras quiere demostrar que, además de su labor estrictamente sanitaria, «el testimonio puede salvar vidas».

Glòria Tello, que ha intervenido en la apertura de la exposición junto a Mila Font, delegada de MSF en la Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares y Murcia, y Xavi Casero, pediatra con experiencia en proyectos desarrollados por la ONG en Congo, Haití o Sudán, ha resaltado la labor de Médicos Sin Fronteras en los escenarios más conflictivos del planeta, desde Biafra hasta Siria «para poder hacer de la nuestra una sociedad mejor. Quienes la visiten podrán ver, a través de 15 paneles informativos equipados con medios audiovisuales, esa tarea de MSF que también ha servido para dar testimonio y para concienciar».

La concejala de Cultura ha invitado a todos los valencianos y valencianas «a que vengan a verla y reflexionen sobre su contenido en estos momentos en que las guerras se recrudecen y tenemos tantos problemas en países supuestamente civilizados que venden armas, que cierran sus fronteras a las personas que huyen a la desesperada de la miseria o de la guerra que sufren en sus países». También ha asegurado que los museos municipales de València, acogiendo exposiciones como «De la acción a la palabra», pueden convertirse en altavoces de las injusticias, las persecuciones y el terror de las guerras, y poner así un grano de arena para que todo el mundo conozca esas situaciones y se movilice para que esta sociedad sea un poco mejor».

EL SILENCIO MATA

En su intervención, Glòria Tello ha hecho suya la frase pronunciada por el presidente de MSF, James Orbisnki, cuando afirmó en 1999, al aceptar el Premio Nobel de la Paz para MSF, que «no estamos seguros de que la palabra siempre salve vidas, pero sí sabemos con certeza que el silencio mata». Ha añadido, entre otras cosas, que «desde la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de València nos hacemos eco del trabajo de Médicos Sin Fronteras en estos tiempos en que la solidaridad es más necesaria que nunca, y propiciamos que de nuevo rompan su silencio y nos muestren un recorrido por diferentes momentos de su historia en los que han alzado la voz y han denunciados genocidios, matanzas o situaciones como la que está convirtiendo el Mediterráneo en una inmensa fosa común».

Mila Font ha dado las gracias al Ayuntamiento por la oportunidad de poder mostrar la labor de los voluntarios y voluntarias de MSF en situaciones de emergencia que han excedido el ámbito de lo sanitario. Ha puesto especial énfasis en denunciar la situación que ese está dando en el Mediterráneo, donde han fallecido 1,130 personas en lo que llevamos de 2018 (más de 13.000 desde 2015), y especialmente la que ese vive en el campo de refugiados de Moria, «que tiene capacidad para 3.100 personas pero en el que se hacinan actualmente más de 9.000». Ha pedido una respuesta inmediata de la Unión Europea, a la que ha urgido a que, junto con Grecia, traslade a las personas más vulnerables. También ha pedido a las autoridades europeas que pongan fin al acuerdo firmado con Turquía.

Por su parte, el pediatra Xavi Casero ha hablado de la última crisis del Ébola y de la situación que se da en el Congo, «donde en el último año han fallecido más de 300.000 niños y niñas menores de 5 años por enfermedades que podrían evitarse con una buena higiene, alimentación y medicamentos esenciales»

 

Anuncios