Barceló ensalza ‘la labor impagable de profesionales y personas cuidadoras de quienes sufren Alzheimer, que contribuye a humanizar la sociedad’

IMG-20180921-WA0004PUBLI101La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, ha ensalzado la labor impagable de profesionales sanitarios y de personas cuidadoras, en su mayoría mujeres, de los enfermos y enfermas de Alzheimer, porque con su dedicación “contribuyen a humanizar la sociedad”.

Barceló ha intervenido en el acto de conmemoración del Día Mundial del Alzhéimer, que la Federació Valenciana d’Associaciones de Familiars de Persones amb Alzheimer (Fevafa), ha organizado este 21 de septiembre, en la sede del Colegio de Farmacéuticos de Valencia.

La consellera ha dado a conocer las cifras de la enfermedad, que en la Comunitat Valenciana afecta a 37.580 personas, de las que el 69% son mujeres (25.830) y el 31% hombres (11.750), y ha recordado que “el Alzheimer es una enfermedad con un fuerte impacto emocional en el entorno familiar y amistoso y, ante ella, el apoyo, la compañía y el cariño son fundamentales”.

A lo largo de 2017 se diagnosticó la enfermedad de Alzheimer a 8.559 personas en las tres provincias valencianas. Según los datos hospitalarios, se produjeron 7.884 altas, con una media de estancia de 6,44 días en hospitales de agudos y 35,60 días en hospitales crónicos.

La titular de Sanidad ha subrayado que quienes cuidan de las personas enfermas son también mayoritariamente mujeres, “con un trabajo que no cuenta en las grandes cifras de la economía de nuestro país, pero que resulta fundamental e impagable en el día a día de nuestras familias”.

En su intervención, Ana Barceló ha felicitado a Fevapa por la labor de concienciación, de información y de acompañamiento que realizan a familiares y personas afectadas de Alzhéimer y “por contribuir a humanizar nuestra sociedad”.

A su juicio, “una de las grandes conquistas sociales son esas redes asociativas que tejemos entre las personas para ayudarnos en los momentos difíciles, para orientarnos en los momentos de incertidumbre y para darnos fuerza y ánimos cuando la enfermedad se presenta en nuestras vidas”.

En ese sentido, la consellera ha tenido unas palabras de aliento para todas aquellas personas que cuidan de sus seres más queridos, “incluso cuando estos han borrado de su memoria los nombres y la identidad de quienes los acompañan” y ha reconocido también “la labor impagable de todos y todas los profesionales médicos y de enfermería que atienden con respeto, con profesionalidad y con cariño a las personas enfermas y a sus familiares”.

Precisamente, el próximo mes de octubre se difundirá la formación y actualización sobre la enfermedad entre profesionales sanitarios y médicos de familia de los Departamentos de salud, por medio de un curso de la Escola Valenciana d’Estudis de la Salut (EVES) que lleva por título ‘Atención a la enfermedad de Alzheimer y otras demencias en Atención Primaria’.

Una guía de actuación

Una de las medidas adoptadas por la Conselleria de Sanidad es el documento que sirve de guía para la atención de pacientes de Alzhéimer en todos los departamentos de salud y que ha servido para actualizar los criterios de visado de inspección y normalizar las pruebas de confirmación diagnóstica.

Como en la mayor parte de las enfermedades crónicas que requieren un seguimiento continuado y pueden afectar a aspectos físicos, psíquicos y sociales, la atención a personas con Alzheimer corresponde, inicialmente, a Atención Primaria, que es donde se identifica al paciente y se valora la remisión a atención hospitalaria para la confirmación diagnóstica y la prescripción del tratamiento específico. El seguimiento del Alzheimer a lo largo de la vida del paciente se realiza en Atención Primaria, con participación importante de la Enfermería y el apoyo del especialista en Neurología.

Para facilitar el acceso a la atención sanitaria de estas personas y de quienes les cuidan existe la ‘Tarjeta preferente para pacientes de Alzhéimer y otras demencias’, que proporciona un distintivo especial, grabado en la tarjeta SIP, que permite a sus portadores acceder a las consultas médicas acompañados por el cuidador principal; minimizar el tiempo de espera entre su llegada al centro sanitario y el momento de la visita e incluir de forma preferente a estas personas enfermas en el ‘Programa de Administración Farmacéutica a Domicilio’.

Anuncios