Valencia una ciudad con movilidad reducida por su mala gestión de transporte público de autobuses.

autobus1publirabinoleoback

publi100

La ciudad de Valencia se ha convertido en un lugar con movilidad reducida en donde utilizar el transporte público es un caos por su mala gestión y coordinación.

Desde la llegada del tripartito, el concejal de movilidad se ha convertido en el más criticado por los ciudadanos y todas las áreas que llevan genera conflictos, pero hoy nos centramos en la red de autobuses de la EMT Valencia que desde hace 3 años ha empeorado su servicio en las líneas de frecuencia y también en su paso debido a la descoordinación.

Hoy para coger un autobús he tenido que esperar 20 minutos, un tiempo considerable que muestra la falta de calidad de esta línea que anteriormente estaba catalogada por ser una  de las que cumplían con la excelencia de Europa por su paso y por su recorrido ya que en tan solo 5-10 minutos solía pasar un autobús y ahora la espera es del doble de tiempo.

Otro de los problemas de la movilidad reducida es el carril bici que ha conseguido que haya menos espacio para la circulación de autobuses. La calle Colon, Xativa o la zona centro que bordea el rio ha conseguido ralentizar el tráfico por la reducción de carril y esto hace que  los autobuses vean retrasado su paso o el trafico dificulte su paso.

Además también debemos destacar la descoordinación de autobuses ya que en muchas ocasiones podemos  ver pasar de 2 a 3 autobuses seguidos lo que después supone una espera bastante larga que en ocasiones puede ser hasta de una hora.

También la falta de personal afecta al uso del transporte, ya que es necesario conductores para la utilización de los autobuses y en muchas ocasiones hay líneas que no lo tienen y en la que  se pueden apreciar multitud de autobuses sin utilizar.

Por último  otro de los problemas de accesibilidad es el cambio de líneas que confunde a los usuarios y hacen mas difícil su uso porque se desconoce el itinerario y también los cambios. Por ejemplo, Las líneas 2,3,4 se han convertido en 92,93,94 y sus cambios confundieron a sus usuarios  y actualmente mucha gente desconoce su nueva ruta a pesar que ya lleva varios meses.

Valencia es una ciudad muy accesible y fácil  de coordinar ya que es llana y de un tamaño considerable pero sin ser excesivamente grande por lo que coordinar la red de transporte publico de autobuses es fácil pero si hay una gestión de descoordinación y consigues que con diferentes propuestas se ralentice el tráfico ,ello supone todo un caos y una dificultad que hace que el transporte público  sea malo como está ocurriendo actualmente.

Valencia una ciudad con movilidad reducida por su mala gestión de transporte público de autobuses.

Anuncios