MIRADAS, SUSURROS Y SECRETOS por Gustavo Marinaro…El Coral…La joya de los mares

Gustavo Marinaro

publilina11

publieugeniaipuertesndumentaria22

publimontesol17publi

Desde el momento en que Andrómeda, encadenada por el monstruo marino Cetus fue salvada por Perseo -quien cortó la cabeza de la Medusa y al sumergirla en un lecho de algas su sangre se convirtió en coral- este fruto del mar se ha convertido en objeto de diversas expresiones artísticas. Restos hallados en las tumbas de la Edad de Hierro se convierten en el testimonio las virtudes de protección y sanación atribuidas desde los albores de la historia. Utilizado por los egipcios en sus joyas, los chinos lo tallaron, los hindúes lo utilizaron para ornar a sus divinidades y en la antigua Roma fue esculpido en elocuentes formas. Considerado como terapéutico para las hemorragias y la esterilidad, en los Siglo XVI y XVII se hacían talismanes como protección para los niños. Sartas de cuentas para morder y jugar era lo acostumbrado en una sociedad que todavía asociaba las virtudes de las piedras preciosas con poderes superiores. En la obra Susanna de Vos, pintada por su padre el maestro flamenco Cornelis de Vos(1584-1651) en 1627 se puede apreciar a la niña con sendos brazaletes de coral -y una gran cruz- que en pinturas posteriores -y con más edad- sigue utilizando. Era considerado de buen augurio regalar, en ocasión del bautismo una joya de este tipo, que se utilizaba hasta la edad adulta para cederla al neófito. Los romanos prodigaron el arte tallarlo en camafeos, joyas éstas que resaltaban la virtud de los monarcas y la dignidad de sus portadores. Procedente de aguas cálidas, con un intenso color rojo -que puede variar hasta el naranja y el rosa- sus estilizadas formas dieron lugar a esculturas que durante los Siglo XVII y XVIII, ornando y protegiendo las estancias de los palacios. Durante este período Nápoles fue uno de los centros con mayor producción de todo tipo de piezas. Durante el período Neoclásico, con el advenimiento de Napoleón Bonaparte -y la exaltación del arte clásico- se crearon imponentes aderezos tallados en coral engarzado en oro. Durante el Romanticismo y el período Victoriano elaborados camafeos con delineados perfiles fueron utilizados a modo de colgantes y broches. El coral piel de ángel, rosado y de tonalidades satinadas por su escasez está especialmente valorado. Si bien la mayor producción se encuentra en el Mar Mediterráneo, son grandes productores, Taiwán y Japón.

1

Retrato de Susanna de Vos, realizado por su padre el maestro flamenco Cornelis de Vos (1584-1651) en 1627. En él se aprecia la joyería infantil de coral utilizada como protección. Esta costumbre prevaleció durante los Siglos XVI y XVII.

2

Los amuletos, con virtudes protectoras fueron desde siempre portadores de una profunda simbología. Llevados a cabo como auténticas piezas de joyería, eran realizados en diversas piedras y especialmente en coral. Considerado como sanador de las hemorragias, la esterilidad y de las enfermedades en general dio lugar a elaboradas creaciones. Es una de ellas la pulsera del período Georgiano, formada por cuentas de coral rojo tallado en forma de frutos. De ella se desprende una higa -mano con el puño cerrado en la que el dedo pulgar sale entre los dedos índice y corazón- utilizada para ahuyentar la envidia y los celos. Sujetas a un aro de oro penden diversas imágenes, entre ellas un totem y un carcaj con flechas. El broche está formado por frutos de granada, emblemáticos de la abundancia y la fertilidad.

3

7

A principios del Siglo XX, los bandeau combinaban con las simétricas líneas de la corriente decó. En el año 1922 Cartier creó una gran variedad de este tipo de joya que se utilizaba por encima de las cejas. Realizado en platino y oro, con diamantes en talla redonda antigua y rosa este bandeau posee varillas y cuentas de coral; discos y varillas de ónix e incrustaciones de carey y esmalte negro.

3

En ocasión del nacimiento del príncipe de Nápoles (1869-1941) futuro rey Víctor Manuel III su madre la reina Margarita (1851-1926) recibió del pueblo de Nápoles, en deseo de buenos augurios un conjunto de joyas en coral rojo.

4

Broche camafeo de coral. Esta pieza -circa 1890- es de diseño victoriano. Engarzado en un marco de oro amarillo de 14 quilates está rodeado de perlas cultivadas.

6

Miniatura sobre marfil, Dama con aderezo de coral. Obra perteneciente a la Escuela Europea de mediados del Siglo XIX.

8

El Coral posee un altor valore en el Mercado. Este aspecto en el que intervienen diversos factores esta determinado por el tamaño de la pieza, su pureza – exento de fracturas y manchas- y la uniformidad del color. Las condiciones medio- ambientales y la protección ecológica, asi como la profundidad en la que se encuentre- el de buena calidad se halla a no menos de 150 metros- también influye en el precio. Si bien existe una variedad de coral blanco, es especialmente apreciado en piel de angel de tonos rosasdos y brillos satinado, raro y escaso. Generalmente se talla en cuentas – lisas o facetadas- y en cabujon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s