MIRADAS, SUSURROS Y SECRETOS por Gustavo Marinaro…Descubriendo las piedras preciosas -Séptima Entrega- La amatista

Gustavo Marinaro

publilina10

publi

Cartel Lourdes (3)

La amatista es una variedad violeta del cuarzo. Considerada por los griegos como antídoto de la embriaguez ratificaría el origen de su nombre pues amethystos podría traducirse como “no borracho/intoxicado”. Cuenta la antigua mitología clásica que Dionisio – dios del vino- perseguía a la joven Amesthystos para conquistarla, la doncella se encomendó a la diosa Artemisa para permanecer casta y en respuesta a la súplica, fue convertida en piedra. Dionisio en un arrebato de ira arrojó una copa de vino sobre ella quedando de color púrpura. Es quizás por esta razón, o por la influencia del hierro que esta gema, considerada en la actualidad como preciosa posee una profunda tonalidad que puede variar entre los violeta-rosados hasta el morado oscuro, de acuerdo con la procedencia y las influencias externas. Con una gran transparencia, hasta el Siglo XVIII estaba valorada como un diamante pero con el descubrimiento de los yacimientos en Brasil, de manera paulatina su valor fue bajando. Con un grado 7 de dureza en la escala de Mohs, la variedad más buscada es la conocida como Deep Siberian, de profundo matiz púrpura, con ligeras tonalidades rojizas y azules. El mayor productor es Brasil, desde los Estados de Mina Gerais, Mato Grosso, Espíritu Santo y Bahía. Uruguay, Rusia, India, Zambia y los Estados Unidos de Norteamérica, poseen también yacimientos.

amatista1

Broche de oro de estilo modernista, con una amatista Deep Siberian de 32 quilates, en talla oval.

amatista2

En 1947 el duque de Windsor encargó a Cartier, para su mujer el collar draperie. Realizado en oro trenzado de 18 y 20 quilates y platino, esta excepcional pieza posee turquesas y diamantes en tallas brillante y baguette . Con un total de 27 amatistas en talla esmeralda, la central en forma de corazón, como la oval del broche fueron provistas por el matrimonio pues formaban parte de su colección personal. La joya se completaba con un par de pendientes, el brazalete, un broche y el anillo a juego. En la imagen, la duquesa de Windsor con el collar bailando en el Lido de París.

amatista4

amatista5

Boceto del collar. En los talleres de Cartier un joyero trabajando en la joya.

amatista6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s